Superar el Día de la Madre y no morir en el intento

superar el dia de la madre

La celebración del Día de la Madre es especialmente difícil para todas aquellas mujeres que estáis en tratamiento de reproducción asistida. Por eso creemos que este artículo os será de ayuda para “superar el Día de la Madre  y no morir en el intento”. Permítenos un poco de humor. Nosotras también hemos pasado por la misma situación y podemos valorarlo con suficiente perspectiva.

 

Ahora mismo, si tu mayor deseo es el de ser madre y estás en tratamiento de reproducción asistida, cuando piensas en celebrar el Día de la Madre, tienes sentimientos encontrados. Por un lado te alegras por tus amigas y familiares que acaban de estrenar maternidad y celebran su primer Día de la Madre. Pero por otro lado sientes celos, te sientes decepcionada, excluida.  No puedes alegrarte con la alegría de los otros, y te sientes culpable. Y es muy normal que te sientas así.

 

El Día de la Madre celebra algo que no tienes pero que ansias con todo tu cuerpo: ser madre. Y te parece todo tan injusto. Lo importante es que lo hables con tu mujer, tu familia,  tu madre y seas completamente sincera sobre tus sentimientos. No intentes complacer a nadie, ni protegerte, ni esconderte. Te quieren y te entenderán.

Recuerda:

Tienes todo el derecho del mundo a sentirte mal y triste, incluso enfadada con la celebración. Y también tienes todo el derecho a gestionarlo como mejor sepas.

Te damos dos estrategias o posibilidades para superar el Día de la Madre y no morir en el intento.

 

Ignora el Día de la Madre

 

Pasa olímpicamente de la celebración que instauraron los yanquis para vender más al inicio de la primavera. Dedica el día a hacerte feliz, a realizar aquello que te gusta: un paseo, una buena comida en un restaurante, ir en bicicleta, quedarte tumbada en el sofá con un libro, etc.  Te recomendamos huir hoy de las redes sociales. No abrir ni Facebook ni Twitter, Instagram.. etc. hoy estarán llenas de felicitaciones a Mamas  y Madres. Y está bien que sea así, pero no hace falta que te lo recuerdes.

 

Eso sí, felicita  a tu madre y explícale como te sientes. Para eso están las madres, para escucharnos y apoyarnos a lo largo de la vida.

 

Celébralo con tu madre

 

Si pensar en celebrar el Día de la Madre no se te hace tan arduo o pesado, solo algo incómodo, te sugerimos que dediques unos minutos a meditar sobre ello, a ver cómo te sientes. Piensa en tu madre, en cómo la sientes, y celebra su maternidad. Convierte a tu madre en el centro de atención, así lograrás quitarte la presión que te auto impones en la búsqueda de tu maternidad.

 

Celébrarlo con todas vuestras amigas madres

 

Si tu estado de ánimo te lo permite, puede ser buena idea quedar con todas vuestras amigas que ya son madres y han pasado por al misma situación en que os encontráis ahora mismo vosotras. Nadie mejor que otra pareja, que ha vivido en propia piel lo que estáis pasando, para acompañaros en un día como éste. Entenderán vuestros silencios, no os  harán más preguntas de las necesarias. Al contrario, podéis aprovechar para descargar todas vuestras dudas, vuestros miedos y celebrar con sus hijos la alegría de la maternidad. Porque lo veréis allí delante. Formar vuestra familia de dos madres es posible.

 

Foto de Erika Arias

 

(Visited 129 times, 1 visits today)

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *