Reproducción asistida lesbianas: así es el proceso

Reproducción asistida lesbianas

Una vez que se os a ha despertado el «instinto maternal» y habéis decidido ir a por «ello», parece que nada os pueda detener a tener a vuestra hija/o en brazos. Y no es así. Lee a continuación  lo que tenéis que saber antes de iniciar un tratamiento de reproducción asistida lesbianas. Os ayudará a afrontarlo mejor. 

Es posible. Lo veis en televisión, en los diarios, en las reivindicaciones LGTB en la calle, las familias  de dos madres existen y son posibles. Quizás tengáis amigas que ya han formado su familia. Seguramente os habrán explicado casos de parejas de mujeres como vosotras que se quedaron embarazadas «a la primera». A veces ocurre, pero puede no ser vuestro caso.

Antes de iniciar un tratamiento de reproducción asistida el equipo médico parte de la base que no sois infertiles, ni tenéis – salvo que haya pruebas médicas – un problema de fertilidad. Por ello, aseguraros que en vuestro centro creen firmemente que seguís  un tratamiento de reproducción asistida, no de infertilidad. Es decir, os ayudan a ser madres. Sólo os falta una parte biológica para iniciar el mágico camino de la vida. Por ello,  a no ser que ya hayáis decidido optar por el método ROPA, lo normal es sugerir  probar primero la inseminación artificial, o la inseminación natural

Antes de someteros al tratamiento de reproducción asistida, considerar:

  • Edad: la edad de quien realice el tratamiento determinará tanto la calidad de los óvulos como la gestación. ¿Queréis un segundo embarazo?
  • Plan financiero: evaluar el coste de cada tratamiento, medicación incluida y los ahorros que destinareis a pagar los tratamientos. Sin problemas de fertilidad, calcular para un máximo de 6 inseminaciones artificiales con semen de donante, y de 3 fecundaciones in vitro.
  • Apoyo del equipo médico: La relación con el equipo médico del centro de reproducción asistida es básica para que os sintáis cómodas y acogidas en todo momento. Vais a entrar en un proceso difícil, lleno de incertidumbre y de estrés y necesitareis confiar en vuestro médico y  sentiros acogidas y cómodas con todo el equipo. Pensar que, en el mejor de los casos, si os quedáis embarazadas a la primera, serán 2 o 3 meses de relación.

El tratamiento de reproducción asistida en caso de parejas de mujeres

Nuestra recomendación es iniciar una inseminación natural o artificial con semen de donante. Para ello, realizaremos una serie de ecografias a quien de vosotras vaya a someterse al tratamiento. Haremos un seguimiento del ciclo de ovulación, y según el caso, recomendaremos una medicación hormonal.

Cuando los foliculos estén suficientemente maduros procederemos a la inseminación con semen de donante mediante un catéter. Es un proceso sencillo, sin más molestias que las de una revisión ginecológica. Se inserta el cateter por la vagina  y cuello uterino hasta la matriz (útero), donde se deposita la muestra. Allí los espermatozoides tienen la capacidad de alcanzar las trompas de Falopio y buscar los óvulos para su fecundación de forma natural.

Una vez finalizada la inseminación, debes permanecer acostada por un corto tiempo. Más que un dolor, las mujeres que lo han hecho lo describen como una leve incomodidad, ya que el catéter es bastante delgado. Quizá tengas un leve sangrado, pero puedes proseguir con tus actividades normales sin ninguna restricción.

Empezara entonces lo que se conoce como la «beta espera», los 15 días para poder confirmar mediante un análisis de sangre que el óvulo ha sido fecundado y progresa adecuadamente.

En caso de resultado negativo. Acostumbramos a recomendar repetir el tratamiento de inseminación artificial hasta un máximo de 6 intentos. Tu estado de ánimo, el estrés medioambiental, la calidad de los óvulos, etc. hay muchos factores que influyen.

Si realizadas las pruebas pertinentes, no hay una razón médica de no conseguir el embarazo y no estáis dispuestas a seguir con inseminaciones, el siguiente paso es una fecundació in vitro. De esta manera, se implantará el embrión directamente en el útero y se vigilará que se adhiera y evolucione correctamente.

Una fecundació in vitro parejas lesbianas consiste en :

  • Estimulación ovárica: a través de unas inyecciones diarias conseguimos que en lugar de que nuestro ovario produzca un solo óvulo, sean varios los ovocitos que se producen, posibilitando así que se obtenga un mayor número de embriones.
  • Punción: si el tamaño de los folículos es el correcto (se comprueba a través de una ecografía) y hay una cantidad de óvulos adecuada, se inyecta la hormona hCG, que induce la maduración ovocitaria como en cada ciclo natural, y 36 horas después se extraen.
  • Fecundación de óvulos: se inseminan los óvulos con el semen del donante.
  • Cultivo embrionario en laboratorio: los embriones que resulten de la inseminación son evaluados día a día y clasificados según su morfología y capacidad de división.
  • Transfer: los mejores embriones se implantan en el útero materno. El proceso no es doloroso, es rápido y no necesita sedación.
  • Vitrificación de embriones restantes: los embriones de buena calidad que no fueron transferidos al útero se guardan por si son necesarios en un siguiente ciclo, sin necesidad de recurrir a todas las etapas anteriores.

En caso de no obtener óvulos de calidad suficiente, os podéis plantear el método ROPA.

¿Tienes alguna duda? Llámanos al 93 51 17 100 o escríbenos, estaremos encantadas de ayudarte.

(Visited 620 times, 1 visits today)

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...
2 comentarios
  1. Angela sandoval Galvarro
    Angela sandoval Galvarro Dice:

    Hola. Somos.una pareja de lesbianas y necesitas ayuda llévalos buscando un bebe un año porfavor ayúdenme a cumplir este sueño gracias

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *