Cómo prepararse para una inseminación o Método ROPA

como prepararse para la inseminación o el Método ROPA

Afortunadamente las parejas de mujeres podemos planificar nuestra  maternidad de forma consciente. Dado que, en principio, para conseguir el embarazo acudimos a una clínica de reproducción asitida, es relativamente fácil prepararse para una inseminación o Método ROPA.

Para poder aumentar la probabilidad de embarazo en un tratamiento de reproducción asistida, debemos ver nuestro cuerpo como un todo, en el cual confluyen la parte física, no sólo el aparato reproductivo, y una parte mental y emocional, que también influye.

Dicho esto, aquí tenéis algunos consejos para prepararos para un tratamiento de reproducción asistida.

Alimentación cuando estás en tratamiento de reproducción asistida

La alimentación es la base de una buena salud, y también afecta nuestra salud reproductiva. Cada vez comemos peor, porque los alimentos estan cada vez más procesados, nos alimentamos peor y ello afecta a nuestro sistema hormonal. A partir de ya :

  1. Elimina de tu dieta todos los alimentos procesados, eliminarás azúcares, sal y grasas que no necesitas.
  2. Compra comida real: verdura y fruta fresca, pescado, legumbres, huevos, carne…
  3. Cocina: no ha de ser nada excesivamente elaborado, a la plancha, poco aceite y muchas hierbas aromáticas. Veràs qué cambio, es cuestión de acostumbrarse.
  4. Come pescados pequeños, los grandes como el atú, contienen mucho mercurio.
  5. Evita aditivos, conservantes y colorantes; todo aquello que tenga un número y letras.
  6. Evita el alcohol y el azúcar, incluso el moreno, genera muchos problemas con tus estrógenos  y tu insulina. Si padeces endometriosis o hipotiroidismo, a deberias haberlo eliminiado de tu dieta.
  7. No abuses de los excitantes como la cafeïna, la teïna o el chocolate (aunque un poco sí es recomendable…), pues aumentan tus estrógenos.
  8. Si tomas lácteos, mejore de oveja o de cabra, y ecológicos, para evitar intruducir hormonas en tu cuerpo.
  9. Las carnes, mejor ecológicas o de pasto.
  10. Elimina ya de tu vida todos los plásticos que puedas, contienen alteradores hormonales.

Una buena decisión será consultar con una nutricionista o un endocrino, para que nos establezca una dieta equilibrada, y nos haga un seguimiento. Si hay un momento de la vida en el que se recomienda en el que «ponerse a dieta» en el sentido amplio es ahora: cuidarte es cuidar la salud de tu futuro bebé.

Si fumas, ahora tienes la mejor «razón» para dejarlo. Olvidate de las excusas que te has ido repitiendo hasta ahora: que si engordaré, que si la ansiedad… ahora  que planeas ser madre es el momento de hacerlo, sino ¿cuando lo harás? Fumar durante el embarazo es muy perjudicial para el bebé, y una madre fumadora, tampoco es el mejor de los ejemplos…

Elimina el estrés

Nos hemos acostumbrado a convivir con el estrés, y no ha de ser así. El estrés deberia ser algo puntual, no algo diario, casi como un hábito de vida. Hay estudios que relacionan el estrés con un funcionamiento más lento de la glándula tiroides. Y ello tiene relación con una tasa de embarazo menor y riesgo de aborto.

El estrés también afecta tu sistema inmunológico, que a su vez afecta negativamente la implantación del embrión en el útero, provoca una mayor tasa de aborto y mayor riesgo de preclampsia, mayor probabildiad que el bebé nacido tenga hiperactividad, déficit de atención o autismo.

Aumenta tu actividad física

No sólo te ayudará a eliminar el estrés, también eliminarás toxinas y te ayudará a desviar tus pensamientos del tratamiento. Si ya practicas deporte, vas a tener que adaptarlo al tratamiento. Durante la estimulación ovárica vas a acumular más líquido y quizás te sientas algo pesada. Busca un ejercicio más suave, que no implique impacto, como por ejemplo la natación.

El yoga o el pilates también son dos fantásticas actividades físicas que te ayudaran a controlar la respiración consciente y a relajarte-

Hasta aquí: dieta, fuera estrés y actividad física. Nada nuevo, ¿verdad?

Entrenamiento emocional

Confeccionar un plan concreto y detallado de dieta especial y de ejercicio regular es muy importante. Pero… ¿y la mente, y tus/ vuestras emociones?

La medicación hormonal afectará el estado emocional de quién realice la estimulación ovárica. Además la incertidumbre ante un tratamiento de reproducción asistida puede producir ansiedad. Controlar las emociones y los pensamientos es esencial para vivir el proceso desde el equilibrio necesario.

Si crees que lo necesitas, pide ayuda a un profesional que te de las herramientas para poder gestionar emocionalmente el proceso. Mediante sesiones de apoyo emocional aprenderás técnicas de relajación y ejercicios de autoconciencia corporal.

Desde la psicologia y mediante estrategias de afrontamiento centradas en la solución de problemas, como la reevaluación de la situación, la gestión del pensamiento recurrente, la obsesión o la tristeza, tendrás la suficiente fuerza para afrontar el tratamiento, y evitarás el abandono del mismo por cansancio psicológico, al mismo tiempo que conseguirás aumentar la tasa de éxito.

El coaching emocional también te puede ayudar a identificar las creencias y a encontrar el equilibrio necesario para afrontar el proceso desde la serenidad y el positivismo.

(Visited 46 times, 1 visits today)