¿Inseminación o Método ROPA?

Inseminación o Método ROPA

Como pareja de mujeres que deseáis una maternidad compartida, tenéis dos opciones para lograr el embarazo: mediante una inseminación o mediante un Método ROPA, que implica una fecundación in vitro.

Son dos tratamientos de reproducción asistida diferentes, tanto por el proceso médico como por la relación biológica con el futuro bebé. En la inseminación natural o la inseminación artificial,  el óvulo fecundado con semen de donante es el de la mujer que lleva  a cabo la gestación, es decir, la mujer que se queda embarazada.

En el Método ROPA, se realiza un fecundación in vitro – en el laboratorio-, en la que una mujer aporta el óvulo, y la otra lleva a cabo el embarazo. Pero veamos en qué consiste cada tratamiento.

La inseminación natural o artificial

La inseminación es una técnica que consiste en introducir el semen del donante, previamente optimizado en el laboratorio,  en la cavidad uterina de la mujer. La fecundación ocurre de forma natural en las trompas de Falopio. Es el tratamiento de reproducción asistida más sencillo.

En el caso de mujeres jóvenes, menores de 38 años y sin patologías reproductivas, se puede probar la inseminación natural, sin medicación para la estimulación ovárica. En caso de baja respuesta ovárica o mujeres mayores de  38 años, se aconseja realizar una inseminación artificial, con un mínimo de estimulación ovárica.

En el caso que, tras tres inseminaciones,  no se consiga el embarazo, se recomienda realizar una fecundación in vitro.

El Método ROPA

Se trata de una fecundación in vitro, y requiere inevitablemente de una estimulación ovárica para conseguir un número mayor de óvulos. Mediante una punción, se extraen de la mujer ovodonante los ovocitos y se fecundan en el laboratorio con el semen de donante anónimo. Tras la fecundación, se observa el desarrollo de los embriones en un incubador. El embrión con mejor pronóstico de implantación se transferirá a la mujer gestante.

En cualquier caso, es conveniente explicar al especialista en reproducción asistida vuestro plan de maternidad. A veces la salud reproductiva impide realizar nuestros deseos de maternidad, y debemos replantearnos la situación.

Antes de iniciar cualquiera de los tratamientos, es conveniente hacer un estudio de vuestra fertilidad. Conocer el estado de la reserva ovárica de cada una, y hacer una exploración ginecológica para descartar cualquier patología que pudiese impedir el embarazo. La edad es otro factor determinante a la hora de decidir quién se embaraza o quién aporta el óvulo.

Irremediablemente, a mayor edad, peor cantidad y calidad de los óvulos. Además de los deseos de embarazo que tenga cada una, el estado de la salud reproductiva de cada una es algo muy importante que tenéis que hablar antes de tomar cualquier decisión o iniciar el tratamiento. Es determinante en el éxito hacia un embarazo.

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso

(Visited 56 times, 1 visits today)