No es el padre, es el donante de semen

donante semen

¿Qué familia de madres lesbianas no se ha encontrado alguna vez en el meollo de tener que dar explicaciones sobre el origen biológico de su hijo, o la no existencia de un padre?

“No es su padre, es el donante de semen”

Ésta es una de las frases de la película “The kids are all right” (Los chicos están bien) el largometrage de Lisa Cholodenko  que  explica la historia de una pareja de lesbianas con dos hijos adolescentes, concebidos a través de la reproducción asistida y que deciden ponerse en contacto con el donante de semen.

Comedia a parte, el film abre la caja de Pandora de la exxplicación del origen biológico de los hijos concebidos mediante una donación de esperma o de óvulos.

En España, la ley de reproducción asistida obliga que los donantes de semen u óvulos sean anónimos, de manera que aquí esta película es más bien de ciencia ficción. Ello no quita que muchas parejas de mujeres se planteen cómo se van a referir al donante y qué peso o parte va ocupar en la historia de la criatura.

Algunos estudios norteamericanos recogen que más de la mitad de los adolescentes concebidos a través de donante, tiene el deseo de conocerlo. Aún así, hay que tener en cuenta que en Estados Unidos se puede escoger el donante de semen o óvulos, e incluso pedir que en el futuro la criatura se pueda poner en contacto. En España cualquier relación con el donante la ha de determinar una sentencia legal y por causas medicas, diríamos, “de vida o muerte”.

Muchas parejas heterosexuales que recurren a donantes de semen u óvulos deciden no explicarlo ni a la familia ni tampoco al su hijo/a. En el caso de las parejas de mujeres, el origen de la concepción es tan obvio que no tiene sentido mantenerlo en secreto. De hecho, más de una vez, hay quién mete la pata y «habla del padre»

En el caso de las familias de madres lesbianas, normalmente solo hay un donante de esperma anónimo. La mayoría de familias de dos madres no tratan al donante como un “padre biológico” y  la historia más corriente sobre la concepción que explican a sus hijos/as es el viaje a la clínica donde guardan los esperamtozoos. La información se va dando a medida que la solicitan  y se adaptada a su edad.

Es un tema que se debe hablar con la pareja o la familia, para decidir y consensuar qué explicación se va a dar a la criatura y qué se va a explicar en su entorno. Es la manera de prepararnos para aquellas situaciones en que alguien se sorprende y dice ¿y no tiene padre?

La mejor respuesta es obviar la negación o la falta de «padre» y responder «tiene dos madres» que lo quieren con locura.

 

(Visited 1.136 times, 1 visits today)

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...
3 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Bueno, esta respuesta es sencilla, somos una familia de dos madres. Si fuesemos una pareja de hombre y mujer, a nadie se le ocurriria preguntar si el “padre biológico” o “el donante de semen” está en la vida del hijo. En ese caso,  tendríamos claro quién es el papá. Creo que es lo mismo con las parejas de lesbianas: hacemos una distinción estricta entre un donante y un padre. Te recomiendo leer el post “No es el padre, es el donante” […]

  2. […] Bueno, esta respuesta es sencilla, somos una familia de dos madres. Si fuesemos una pareja de hombre y mujer, a nadie se le ocurriria preguntar si el “padre biológico” o “el donante de semen” está en la vida del hijo. En ese caso,  tendríamos claro quién es el papá. Creo que es lo mismo con las parejas de lesbianas: hacemos una distinción estricta entre un donante y un padre. Te recomiendo leer el post “No es el padre, es el donante” […]

  3. […] Bueno, esta respuesta es sencilla, somos una familia de dos madres. Si fuesemos una pareja de hombre y mujer, a nadie se le ocurriria preguntar si el “padre biológico” o “el donante de semen” está en la vida del hijo. En ese caso,  tendríamos claro quién es el papá. Creo que es lo mismo con las parejas de lesbianas: hacemos una distinción estricta entre un donante y un padre. Te recomiendo leer el post “No es el padre, es el donante” […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *