Mi vida con dos madres

vivir con dos madres lesbianas

Tengo 8 años y siempre he vivido con mis madres. Cuando era pequeño pensaba que era adoptado y mis madres me decían que no lo era.

En el colegio, algunos compañeros me decían que no podía ser verdad que tuviese dos madres, que era mentira. Pero cuando vieron que me iba cogido de la mano de las dos, me dieron la razón.

Todos pensaban que era imposible, pero no es así.

Algunas veces se burlaban de mi y yo les decía que tener dos madres era igual que tener un padre. Entonces me preguntaban si querría tener un padre, y yo les respondía que no, porque me gustaba mucho tener a las dos madres que tengo. No las cambiaría por nada en el mundo.

Arnau

Las madres de Arnau nos han enviado la redacción que su hijo ha hecho para el día de las familias. “No le gusta escribir, y pensamos que a parte del fútbol, hablar de nuestra familia le inspiraría”, explica Anna “pero cuando lo leímos, al principio nos alarmamos”.

” En seguida le preguntamos porqué no nos había explicado nada antes, y nos dijo que no todo era verdad, que no sabía qué escribir, porque su vida con dos madres era tremendamente normal. ¿Puedo escribir mi vida con dos perros?”, nos explica Rosa. “Lo cierto es sólo tenemos un perro, pero Arnau disfruta imaginando como seria nuestra vida con más animales en casa.”

Sus madres explican que Arnau es más bien un niño introvertido, que jamás había hecho un comentario por el hecho de tener dos madres. “Es nuestra realidad, y punto”, cuenta Anna. Jamás han tenido ningún problema en el colegio ni en el esplai. “Cada vez que nos introducimos en un nuevo mundo, como por ejemplo el esplai o el equipo de fútbol, hemos de volver a salir del armario y presentarnos como las madres de Arnau. Si ha habido alguna pregunta “fuera de lugar”, ha sido por ignorancia, sorpresa o “incultura” de la otra persona. Todavía hay mucha gente que vive dentro de su burbuja heteropatriarcal”, dice Rosa.

Lo cierto es que, aunque ya hace más de 13 años que las familias homoparentales existimos con todos nuestros derechos, aún queda mucho por cambiar en la educación y “las otras familias”. Nosotras tenemos que salir continuamente del armario para reivindicar nuestra “normalidad” y nuestros hijos “educar en la diversidad” a sus compañeros/as.

¿Os habéis encontrado en una situación similar? ¿Qué respuestas dan vuestros hijos a las preguntas de otros niños?

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso

(Visited 477 times, 3 visits today)