¿Qué pasa con los embriones que no hemos transferido?

Método ROPA los embriones que no hemos transferido

En el Método ROPA, los embriones que no se transfieren se criopreservan para el futuro. Pero vayamos por partes.

El Método ROPA es una variante de la fecundación in vitro. Es el tratamiento de reproducción asistida para que parejas de mujeres puedan acceder a una doble maternidad biológica. La mujer A (madre ovodonante) se somete a una estimulación ovárica. Posteriormente se extraen los óvulos, normalmente entre 6 y 10, y se proceden a fecundar en el laboratorio con semen de donante anónimo.

Con la fecundación in vitro, se consiguen generar embriones. Los biólogos observan y evalúan su desarrollo en la incubadora, y entre 3 y 5 días más tarde, procederán a transferir el embrión con mejor pronóstico de implantación al útero de la mujer B (madre gestante). No es posible transferir todos los embriones obtenidos debido principalmente a dos factores:

  • Se debe intentar evitar el embarazo múltiple, por lo que se transferirá un único embrión siempre que sea posible, es decir, sin comprometer las probabilidades de éxito.
  • La ley española sobre las técnicas de reproducción humana asistida (Ley 14/2006) permite la transferencia de un máximo de 3 embriones.

Vosotras dos sois las que decidís,  , junto a las recomendaciones médicas de los especialistas, el número de embriones a transferir. Actualmente, lo más común es que se transfieran uno o dos embriones. Sólo en los casos con mal pronóstico se transfieren tres.

Tras la transferencia embrionaria, el resto de embriones se vitrifican y se quedan bajo la custodia del centro de reproducción asistida. La optimización de las técnicas de congelación embrionaria que ha tenido lugar en los últimos años hace que sea posible criopreservar los embriones sobrantes sin comprometer sus tasas de supervivencia. En los dos últimos años, según datos de la Sociedad Española de Fertilidad, están incrementando las criotransferencias, es decir la transferencia de embriones congelados en lugar de “frescos”, para dar tiempo para preparar el endometrio de la mujer receptora-.

Método ROPA: ¿Qué pasa con los embriones que no hemos transferido?

La elección del número de embriones a transferir no es la última decisión importante que debereis tomar. Tras la transferencia, se debe decidir qué hacer con los embriones no transferidos.

Según el artículo 11 de la Ley 14/2006 de técnicas de reproducción asistida en España: “Los preembriones sobrantes de la aplicación de técnicas de fecundación in vitro que no sean transferidos a la mujer en un ciclo reproductivo, podrán ser crioconservados en los bancos autorizados para ello”-

Esta Ley también especifica las opciones que existen en lo que respecta al destino los embriones sobrantes congelados. Tenéis 4 opciones

  1. Utilización propia, ya sea porque el primer intento ha fallado o porque más adelante queréis ampliar la familia. Esta opción permite realizar otra transferencia embrionaria sin necesidad de volver a pasar por la estimulación ovárica ni la punción folicular.
  2. Donación a otras mujeres o parejas con fines reproductivos. En este caso, la mujer ovodonante no puede tener más de 35 años en el momento en que se realizó el Método ROPA o que no sea portadora de enfermedades hereditarias. La pareja receptora realizará lo que se conoce como una adopción de embriones. Siempre se garantizara el anonimato de la pareja donante como la receptora.
  3. Donación con fines de investigación.
  4. Cese de su conservación. Solo podrá efectuarse cuando ambas hayáis finalizado vuestra etapa reproductiva, es decir, cuando tengáis aproximadamente 45-50 años de edad o presentéis alguna malformación o problema médico que os incapacite para llevar a término el embarazo.

Es una decisión que no tenéis que tomar enseguida. El centro de reproducción criopreservará los embriones que no se hayan transferido, y el coste económico durante el primer año se contempla en el presupuesto del Método ROPA. Pasado ese tiempo, deberéis comunicar vuestra decisión. Si optáis por mantenerlos, asumiréis vosotras el coste de conservación. Si decidís renunciar a los embriones, deberéis acudir al centro para firmar la renuncia.

La firma del consentimiento informado

Los embriones os pertenecen a las dos, y ambas debéis firmar el consentimiento informado por el que autorizáis el destino elegido para los embriones. En cada renovación, se podrá modificar el destino de los embriones criopreservados.

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso

(Visited 79 times, 1 visits today)