Método ROPA: Corregir una discriminación por razón de estado civil

Matrimonio Metodo ROPA

La Sociedad Española de Fertilidad ha publicado un documento donde explicita por primera vez su posicionamiento sobre el tratamiento de recepción de ovocitos de pareja, el Método ROPA. La SEF establece todos los argumentos médicos, éticos y psicológicos a favor del Método ROPA como un tratamiento de reproducción asistida para parejas de mujeres.

El Método ROPA (Recepción de Ovocitos de la Pareja) no está regulado en la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida, ni tampoco la CNRHA se ha pronunciado de forma oficial y general sobre este tratamiento. En estas circunstancias se mantiene, técnicamente, una situación de inseguridad jurídica,

Esta falta de regulación ha venido aconsejando, como medida prudente, que los supuestos de ROPA que, en su caso, se llevarán a cabo por las clínicas de fertilidad fueran solo de mujeres casadas entre sí, pues una de las infracciones más comprometidas la ley de reproducción es la de permitir donaciones de gametos no anónimas. Ello podría implicar  la retirada de la autorización del centro.

Por eso, ante un Método ROPA,  los centros de reproducción piden que la pareja de mujeres estemos casadas. Solo en el caso de Catalunya, aceptan la inscripción en el Registro Oficial de parejas de hecho, pues  el Código Civil catalán (Ley 25/2010, de 29 de julio) sí contempla de manera expresa la reproducción asistida para parejas de mujeres (art. 235-13.1), cuando afirma que “los hijos nacidos de la fecundación asistida de la madre son hijos del hombre o de la mujer que la ha consentido expresamente en un documento extendido ante un centro autorizado o en un documento público”. Es decir, para estas parejas de mujeres catalanas sí se prevé el reconocimiento de la doble filiación materna desde el nacimiento del niño, aunque no estén casadas entre sí.

Los primeros embarazos a través del Método ROPA se consiguieron en el 2010, dos años después de la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo. Durante 10 años, el tratamiento ha estado en una situación de alegalidad, pues no está recogido en la Ley de Reproducción Asistida. El posicionamiento de la SEF recoge las voces de los profesionales del sector, que esperan un cambio legal.

«El posicionamiento de la SEF nos da más seguridad a los centros de reproducción asistida y recoge nuestras inquietudes a lo largo de estos años», manifiesta el Dr. Julio Herrero, director ejecutivo de CRA Barcelona, uno de los centros de referencia en Cataluña en tratamientos de reproducción asistida a parejas de mujeres. «La situación de alegalidad del Método ROPA, nos vemos obligados a pedir a las parejas de mujeres que quieren realzar un Método ROPA que estén casadas o inscritas en el Registro Oficial de Parejas de Hecho», explica el Dr. Herrero, «algo que consideramos una discriminación respecto a las parejas heterosexuales, a quienes no se les exige el matrimonio o la pareja de hecho para poder acceder a los tratamientos».

Método ROPA: Corregir una discriminación por razón de estado civil

En el documento, la SEF pide «corregir una discriminación por razón del estado civil, que prohíbe la Constitución Española, y equiparar a las parejas de mujeres casadas y a las no casadas a efectos del acceso a los tratamientos de fertilidad y en relación al reconocimiento de la filiación de sus hijos».

Se da la contradicción que sólo de exige a las parejas de mujeres estar casadas en el caso de querer realizar el Método ROPA, no en una inseminación artificial o una fecundación in vitro. En el caso del Método ROPA se argumenta que se trata de una donación de óvulos de una mujer a la otra y el requisito de una unión matrimonial rompía esta donación no anónima.

La SEF argumenta en contra de esta posible ruptura del anonimato de la donación en el método ROPA:  «El término donante comporta la aparición de una tercera persona, fuera del proyecto parental. En este sentido, el método ROPA no puede ser considerado como una donación puesto que la mujer que proporciona los óvulos tiene como intención tener un hijo con su pareja».

Otro argumento en contra de la necesidad de probar la relación civil es equiparar el Método ROPA con la inseminación artificial o la fecundación in vitro en una pareja heterosexual, en la que el hombre dona su esperma para fecundar el óvulo de su pareja, «la ley 14/2006 no considera que el acto sea una donación».

Por ello la SEF concluye que en el Método ROPA no se está realizando una donación,  «la mujer que aporta los óvulos tiene deberes y obligaciones para con el hijo, mientras que una donante de óvulos no tienen ninguna responsabilidad sobre el niño nacido».

Las 5 conclusiones de la SEF sobre el Método ROPA

  1. El ROPA es una modalidad de FIV que contribuye a que las parejas de mujeres puedan desarrollar su proyecto reproductivo con la participación biológica de ambas integrantes. De esta manera, pueden configuran un modelo de familia con arreglo a su libertad de criterio y deseos personales, lo que en una sociedad plural debe ser aceptado desde el punto de vista ético y moral al no afectar negativamente a terceras personas.
  2. En el terreno médico, los resultados aportados hasta el momento demuestran que técnicamente el ROPA es una opción clínica aceptable, exitosa, segura y con una demanda asistencial creciente y mantenida en el tiempo.
  3. En el plano psicológico, el método ROPA contribuye a reducir las relaciones asimétricas entre madres lesbianas y niños cuando una mujer de la pareja no es madre biológica, y podría mejorar la equidad en el funcionamiento de las parejas del mismo sexo. Los vínculos biológico y genético se convierten en una posibilidad más, pero no son imprescindibles en la formación familiar y en la creación del vínculo parental.
  4. Aunque el ROPA carece de un reconocimiento explícito en la ley de reproducción española, su práctica debe entenderse dentro de los márgenes que permite la libertad reproductiva, de acuerdo con la definición de esta última contenida en la Ley orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la IVE.
  5. El acceso al ROPA no puede estar condicionado por el estado civil de la pareja de mujeres, toda vez que está prohibida la discriminación por dicha circunstancia tanto en la Ley de Reproducción como en la Constitución Española. 6. Los derechos proclamados por las leyes LGTBIQ respaldan la igualdad de trato de las parejas homosexuales con respecto a las heterosexuales en el campo de la sexualidad y la reproducción, lo que debe considerarse aplicable también a la posibilidad de participar biológicamente en el proyecto reproductivo común.

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso
CRA Barcelona



(Visited 17 times, 1 visits today)