Inma y Esther, una experiencia de éxito en lactancia compartida

éxito en lactancia compartida
Hola, somos Inma y Esther, la MamáMorena y la MamiRubia de Emma, una encantadora bebé de 18 meses.

En casa somos familia numerosa ya que Emma tiene dos hermanas más de una anterior relación de MamáMorena, Laura y Blanca.

Puedes conocernos a través de nuestra cuenta de Instagram, @tuspasos30

Fuimos amigas mucho tiempo y nuestro mayor apoyo en nuestros respectivos divorcios, mi amiga, que me consolaba y ella, por la que hubiera movido cielo y tierra por no verla llorar… formamos el equipo perfecto, y muchos años después seguimos siendo la una para la otra, la mejor persona que nos entiende y ama.

No puedo más que sentirme orgullosa de como mis hijas aceptaron mi relación con Esther, desde el minuto 0, sin preguntas, sin dudas y con un inmenso orgullo por el amor que se respiraba en casa, que les hace ponernos de ejemplo como amor verdadero ante cualquiera.
Somos de Sevilla y siempre pensamos que para tener un bebé juntas tendríamos que ahorrar mucho, nuestra sorpresa vino cuando nuestro médico de familia nos informó que entrábamos dentro del protocolo para la consulta reproducción asistida, el nos hizo la petición y un año después allí estábamos, no sé si más nerviosas que emocionadas o al revés.
Siguieron 16 meses de lista de espera y hicimos la 1.ª IAD, a la que la siguió otra y otra y otra…. contábamos con 6 intentos y esos justamente fueron los necesarios para ver por primera vez nuestro positivo. Esther (MamiRubia) fué la mamá gestante.
Yo al haber sido mamá antes, viví el embarazo de mi mujer de una manera muy especial, muy unidas y también muy extraña.

Conocía todos sus síntomas, sabía que le ocurría en cada fase del embarazo, comprendía todas las incomodidades y eso a ella le aportó mucha tranquilidad pero a mi me llegó a hacer sentir muy rara, podía llegar a sentir lo mismo que ella pero yo no tenía a mi bebé dentro de mi, ni la gente me tenía en cuenta, era gris, nadie podía imaginar que yo estaba llevando mi embarazo particular.

Éxito en lactancia compartida

Supongo que esas sensaciones tuvieron mucho que ver en que decidiera inducir la lactancia y poder dar de mamar a nuestra hija cuando llegara al mundo, en la semana 20 comencé con el protocolo con medicación, con anticonceptivos sin descanso, así «engañar» a mi cuerpo y que pensara que estaba embarazada, pero como os digo, a mi cuerpo no sé pero me cabeza no hizo falta engañarla mucho.

La inducción fué un verdadero éxito, nada fácil sobre todo por la etapa de saca leche, que hay que ser muy constante durante muchos meses casi a todas horas pero ENORMEMENTE SATISFACTORIA.

Emma nació a las 38 semanas de gestación y esos primeros días mientras que a la mami le subía la leche pudo lactaba de su mamá y fué maravilloso. Durante muchos meses compartimos lactancia y fué un regalo para mí.

Ahora miramos atrás y aunque no fueron tiempos fáciles, de tantos tratamientos, tantas decepciones, esa montaña rusa después de un negativo recomponerte para volver a intentarlo, tantas noches abrazadas llorando, ver acercarse la última oportunidad que nos facilitaba la Seguridad Social… todo se da como bien empleado.

Si estás leyendo esto y piensas que tú no podrás, si los pensamientos negativos se acercan a vosotras, las listas de espera se hacen eternas, o la hucha tarda en llenarse para poder realizar el tratamiento que necesitáis, por favor no desesperes, precisamente cuánto más cuesta conseguir que llegue vuestro hijo/a mayor será la alegría y la satisfacción.
EL AMOR TRAE AMOR

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso
CRA Barcelona



(Visited 202 times, 1 visits today)