La Mami que te matriculó

nombre familia dos madres

por Àgatha Estera

La primera pregunta que nos hacen a una familia de dos madres, cuando hay confianza, es: «¿cómo os llaman?«. Y la segunda, que no siempre se atreven a preguntar es: «¿quién lo ha parido?«.Con una gran sonrisa, nosotras contestamos a las dos preguntas con una sola respuesta: «una es la mama que lo parió y la otra es la mami que lo matriculó».

Cuando estaba embarazada no le daba mucha importancia a como nos llamarían nuestros hijos. Creía que lo decidirían ellos, grave error nos explicaron unas amigas: «Los niños no inventan palabras, tan solo intentan repetir las que oyen de los adultos». Así es como yo me convertí en «mama» y mi mujer en «mami». Y al principio, cuando eran bebés,  sonaba ridículo llamarnos así la una a la otra, pero ahora es algo muy familiar.

Me di cuenta entonces de la importancia que tiene el vocabulario que decidimos utilizar y como definimos las cosas. Como cualquier otra familia, nuestros hijos, al menos durante los primeros 15 años, verán el mundo tal como lo vemos y definimos nosotras, con las palabras que escogemos y con las que nos callamos.

Nuestros hijos oirán palabras como lesbiana, gay u homosexual mucho antes que sus compañeros de clase, porque es parte de su realidad familiar, independientemente de su propia orientación sexual. Será el momento de explicar las connotaciones negativas de «bollera, maricón, sarasa, marimacho», y sus múltiples usos sociales. Y  aquí ya entraran las consideraciones y contradicciones de cada una, según la homofobia que hayamos interiorizado.

Hay lesbianas a quienes no les gusta la palabra bollo, y otras que la utilizan en comentarios humorísticos, para quitarle hierro al asunto, y a la vez sentir esa agradable sensación de pertenecer a un colectivo. De la misma manera que entre gays hay a quién le gusta utilizar el femenino para referirse a otro amigo, y otros, que no soportan tanta «pluma».

¡ Pluma ! Otra palabra que nuestros hijos probablemente conocerán mucho antes.  Está por ver si sabrán detectar tan bien la pluma como lo hacemos sus madres. Sabremos entonces si se trata de un sexto sentido innato o es algo aprendido.

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso

(Visited 366 times, 1 visits today)