Gemelos y mellizos o el juego de las diferencias

por Àgatha Estera

El milagro de la reproducción asistida hace que muchas parejas de mujeres que nos decidimos por vivir una maternidad biológica acabemos con mellizos, a veces, gemelos. ¿La diferencia? Los mellizos son los hermanos nacidos en una misma gestación pero de óvulos diferentes, mientras que los gemelos provienen del mismo óvulo, y por lo tanto tienen el mismo ADN.

No entraré en el tema de si se forman en una misma bolsa, en dos o si la bolsa se acaba reciclando. Durante el embarazo, hubo unas semanas en que lo tenía muy claro, eran esas semanas en que lees todo aquello que cae en tus manos y está relacionado con la maternidad. Pero tras el parto,  la neurona que lo hizo posible no superó la segunda noche sin dormir. RIP.

Y el debate de si los mellizos/ gemelos son o no parecidos es un debate que estableces con extraños en lugares tan oportunos como  la cola de la panadería o cuando estas esperando cruzar en el semáforo.

Cuando llevavamos a nuestros mellizos en el cochecito, la gente se los quedaba mirando, como si buscasen las 7 diferencias. Y luego soltaban eso de «como se parecen» o «no se parecen en nada», o el comentario Top 1: «este tan rubio debe parecerse al padre». Touchée. Reflexiono una milésima de segundo, lo suficiente para valorar si desembainar la bandera reinvindicativa y decir que se parece a su otra madre, pero finalmente optas por «es igualito que su abuelita». Y aprovechas para cruzar el paso zebra para no entrar en un laberinto de explicaciones absurdas del que no sabes como acabar.

Cuando las criaturas ya hace meses que corren solas por el mundo – por los parques -, y manifiestan públicamente su carácter, entras en la segunda fase del juego de las diferencias. Juegass con ventaja. Puedes optar por vestirlos iguales y reafirmarlos como gemelos/mellizos, aunque físicamente no se parezcan. O puedes optar por escoger cada día dos conjuntitos diferentes pero la mar de monos, para destacar su individualidad.

La verdad es que deberíamos primar su individualidad, pero si los vestimos iguales, nos ahorramos mucho trabajo. ¿Sabes lo que es conjuntar dos veces cada día pantalón con camiseta? Si los vistes igual, salvo que haya una diferencia de talla, puedes controlar muy bien el recuento en el armario. Sabes que si tienes tres conjuntos dobles limpios, son tres días solucionados. Y sobretodo, cuando empiezan a querer decidir, te ahorras una discusión cuando se quieren poner la camiseta de su hermano.

La verdad es que yo prefiero vestirlos diferentes, porque nuestros mellizos lo único que tienen igual son los apellidos. Y porque muchas veces aprovecho las ofertas 2X1, y me cuesta sangre sudor y lágrimas encontrar dos piezas de ropa y de la misma talla.

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso

(Visited 380 times, 1 visits today)