familia de dos madres

Como explicar tu familia de dos madres a los otros niños

familia de dos madres

Hay una pregunta que, tarde o temprano, algún niño te va a hacer a ti o a tu hijo/a: «¿Por qué tiene/s dos mamas?». Es una pregunta la mar de normal para alguien a quien no le han explicado la existencia de una  familia de dos madres o no ha visto otra realidad familiar que la de una familia tradicional padre-madre. Los argumentos para responderla hay que construirlos mucho antes. 

Algunas parejas se sienten incómodas ante la pregunta. Hay que tener muy presente que se trata de la curiosidad infantil, y que en ningún momento se esta cuestionando tu modelo de familia. No te pongas a la defensiva.

La realidad es la que es: sois dos madres

Si desde un buen inicio, le explicamos a nuestro hijo/a su origen y la historia de la familia le damos las herramientas para que él o ella la explique a los demás. Las palabras que utilicemos son las que repetirá junto con nuestra explicación. En el caso de una familia de dos madres, como en el caso de dos padres, es importante remarcar que «mama y mami se querían y deseaban tenerte, por ello acudimos a un centro donde los médicos nos ayudaron a quedarnos embarazadas».

Si se optais por el método ROPA, le podéis explicar que «mama y mami nos queríamos y las dos deseabamos participar en tu concepción. Mama puso su óvulo y mami el vientre». Encontrareis muchos cuentos adaptados a cada edad para ayudaros, como por ejemplo,

Vivirlo con normalidad

Si os estáis planteando formar una familia, pero una de vosotras no ha salido  todavía del armario en todos los ámbitos – los futuros abuelos, el trabajo, algunas amistades- , deberéis plantearos afrontarlo. ¿Cómo explicareis vuestra relación con el futuro hijo/a? ¿Cómo se lo explicareis cuando perciba que algo no está en sintonía? Tarde o temprano, vuestro hijo/a os sacará del armario.

Si queréis que vuestro hijo/a pueda responder tranquilamente sobre su situación familiar, vosotras sois las primeras que debéis poder responderlas con total tranquilidad. Si vosotras mismas os sentís incómodas hablando de vuestra orientación sexual o vuestra estructura familiar con vuestro hijo, hay algo que todavía se debe aceptar.

Lo primero a hacer, es reconocer las similitudes entre todos los tipos de familias. Como todas las madres y padres heterosexuales, vosotras también os levantáis en mitad de la noche para calmar un llanto, para dar el pecho o el biberón. Los obligáis a comer verduras, les enseñáis a dormir solos, les preparais la cena, les lavais la ropa. La única diferencia es que en vuestro caso es que la asignación de tareas domésticas está menos determinada por el género y más por las aptitudes de cada una.

Así que tras contestar porqué «tiene dos madres», preparos para contestar «¿quien cocina? ¿quien riñe mas? ¿quien juega a fútbol o a muñecas», y las deducciones infantiles, «Ah, entonces tu haces como de padre».

Familias es sinónimo de amor

Lo mejor es  explicar tu familia como lo haría cualquier otra: somos familia porque nos queremos, como cualquier otra familia: la de una madre soltera o padre soltero, la de los abuelos a cargo de su nieto.

No hay que entrar en los detalles sexuales, eso no define a ninguna familia. No se trata de sexo, se trata de amor. En definitiva, transmitirle bien claro que:

«somos tus madres porque nos queremos y porque te queremos«.

(Visited 2.095 times, 1 visits today)

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *