fin de la donación anónima de esperma

El anonimato del donante de esperma es un tema controvertido en la comunidad de madres por reproducción asistida. Hay una cosa clara: el donante no es el padre.

A partir de ahí, las opiniones de dividen en diferente graduación entre las mujeres/madres que sí son partidarias de conocer algo sobre el donante – incluso llegar a conocerlo – y las que quieren el más absoluto anonimato.

Recientemente hemos hecho una consulta vía el Instagram de MamayMami, puedes verla aquí, y diriamos que ha ganado el «No»… La mayoría de madres lesbianas están en contra que el donante pueda entrar en la vida de su familia e hij@s.

¿Y hablar ahora del anonimato del donante a qué viene a cuento?

Pues bien, se ha abierto el debate en España sobre la supresión del anonimato en la donación de gametos (esperma y óvulos), con el argumento de la defensa de los derechos del menor. Y sobretodo por la injerencia de la popularidad – en Estados  Unidos – de los tests de ADN y el Big Data.

La moda del test de ADN compromete el anonimato de los donantes de gametos. Impensable hace pocas décadas, de personas concebidas mediante donación de óvulos y esperma que logran rastrear a sus parientes biológicos y exigen conocer sus orígenes.

Se trata de un propósito difícil, pero factible en la época actual debido a internet, las bases de datos on line y la moda del test de ADN. En este contexto, cada vez más países se plantean si tiene sentido establecer por ley el anonimato de los donantes de semen y óvulos.

La donación de esperma, en peligro

En otros países europeos donde se ha llevado a cabo esta medida, han bajado considerablemente las donaciones de óvulos y esperma, hasta niveles mínimos. La donación de semen o de óvulos se utiliza en más de un tercio –un 33%- de los tratamientos, según la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

El peligro de acabar con el anonimato en la donación de gametos es obligar a costear un viaje y un tratamiento fuera de España, uno de los países  europeos líder en reproducción asistida por la calidad de sus profesionales y con uno de los sistemas legales más garantistas.

En España no existe una debate social respecto al anonimato del donante, pero se está volviendo a estudiar la cuestión a petición de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida y el Comité de Bioética.

Los tests de ADN rompen el anonimato del donante de semen

El anonimato de la donación de gametos, permitido por ley desde finales de la década de los ochenta, ha animado a muchas personas a convertirse en donantes sin el temor de que algún día un descendiente genético llame a su puerta.

Se han realizado diversos debates al respecto en reconocidas universidades como Harvard o Oxford. De hecho, un informe del 2016 de la Universidad de Oxford para la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) concluye que los avances científicos y las nuevas tecnologías “plantean numerosos desafíos a la práctica actual de la donación de gametos”.

Los expertos sostienen que ante los tests de ADN y la técnica del Big Data, el anonimato de los donantes no está garantizado, ya que puede rastrearse si el ADN del donante, o el de un familiar, se agrega a una base de datos de compañías como MyHeritage, Ancestry o 23andme.

Una moda norteamericana

En los últimos años, más de 26 millones de personas han incorporado su perfil genético a cuatro de las principales bases de datos comerciales de ascendencia y salud, según las estimaciones de la revista científica MIT Technology Review. Se trata en su mayoría de norteamericanos de raza caucásica, que buscan conocer su procedencia étnica, parientes desconocidos o su predisposición a sufrir determinadas enfermedades.

En España, en cambio, la búsqueda de compatibilidades genéticas entre posibles hermanos biológicos en la base de datos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) es de “baja fiabilidad”, según una circular publicada en la web del Ministerio de Justicia, debido al reducido número de muestras y tipo de datos genéticos (10-15 STRs autosómicos) que se reciben.

Esto dificulta la obtención de un resultado seguro cuando sólo se dispone de un hermano porque los padres han fallecido, sobretodo en el caso de “los niños robados” o de adopciones.

Partidarios y detractores del fin del anonimato

En varios países de la Unión Europea, como Suecia, Reino Unido y Portugal, ha prohibido el anonimato de los donantes de semen y de óvulos. Una posibilidad que se quiere discutir en España.

El Comité de Bioética está trabajando en la realización de un informe no vinculante que entregará a finales de octubre al Ministerio de Sanidad en el que plasmará su nueva postura sobre la cuestión. Según su presidente, Federico de Montalvo,  “no hay argumentos éticos para seguir manteniéndolo”. Otros partidarios argumentan que no se respeta el derecho del menor, reconocido por Naciones Unidas, a conocer sus orígenes biológicos.

En el otro extremo, la Sociedad Española de Fertilidad prepara un documento que hará público el próximo otoño en el que recogerá argumentos éticos y legales a favor del anonimato.

Si la iniciativa prosperase, y las donaciones dejasen de ser anónimas, repercutiría negativamente en el sector de la reproducción asistida en España. En los países donde se ha prohibido el anonimato  el número de donantes ha bajado de forma radical.

Más allá de la discusión sobre los derechos biológicos del menor, adoptado o por reproducción asistida, lo cierto es que la tecnología basada en el ADN y los bancos de datos genéticos rompen y cuestionan las reglas básicas  sobre las que se sostiene el derecho al anonimato de donantes y  receptores.

Hay que replantear las reglas del juego, y revisar la legislación. Y sopesar muy bien las implicaciones para la natalidad que comporatría el fin del anonimato de gametos en España

¿Y tu qué opinión tienes al respecto? Nos gustaría conocerla. Deja un comentario 👇🏻

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso
CRA Barcelona



(Visited 71 times, 1 visits today)