El anonimato de los donantes de semen

El anonimato de los donantes de semen

La ley española de reproducción asistida establece el obligatorio anonimato de los donantes de semen, y también de las donantes de óvulos. No es así en otras legislaciones, como las de origen anglosajón donde los y las donantes pueden establecer si quieren o no que se proporcionen sus datos a los bebés que han ayudado a concebir, una vez éstos cumplan la mayoría de edad.

La legislación española es en este aspecto algo «proteccionista», tanto de cara a los futuros padres y madres, como para poder mantener el número de donaciones. Se cree que en caso de no garantizar el anonimato, bajarían las donaciones. También podría implicar una «selección a la carta» de donantes, algo que está completamente prohibido también en dicha ley.

El anonimato de los donantes de semen

Todo el proceso de selección de los donantes de semen sigue un estricto protocolo establecido, en el que no sólo se garantiza el anonimato de los donantes de semen sino que también se comprueba que no padezcan una enfermedad de transmisión sexual o sean transmisores de ningún tipo de enfermedad hereditaria.

La elección del donante de semen la realiza el equipo médico basándose en las características físicas de la mujer receptor y su pareja, como es el color y tipo de pelo, de piel, altura, complexión, grupo sanguíneo, etc. Se busca el máximo parecido físico.

Todos los datos del donante se guardan de forma encriptada en el banco de semen, y se transmite al centro de reproducción asistida un número de donante, que es el que aparece en el expediente de cada tratamiento de reproducción asistida que precise una donación.

Sólo se puede revelar la identidad del donante en caso que un juez así lo dictamine. Se trata de un caso de extrema necesidad médica en el que se encuentre en peligro la vida del bebé/persona concebida mediante una donación anónima de semen u óvulo.

En el caso que quieras expresamente poder conocer la identidad del donante de semen, deberás recurrir a un banco internacional, sin embargo si inscribes al bebé en el Registro Civil español, pueden surgir algunas complicaciones legales.

¿Por qué se recomienda utilizar un banco de semen?

La calidad y certificación de la muestra de semen son las dos razones principales para desaconsejar utilizar el semen de un conocido o alguien que se «ofrece» voluntariamente.

Los bancos de esperma dedican recursos y conocimiento para garantizar la calidad de las muestras. El proceso es largo; se redacta su historia clínica, se miran antecedentes, se hacen análisis para detectar enfermedades infecciosas y hereditarias. Se comprueba la calidad de las muestras. Se realiza la criopreservación. Y en el momento de realizar la inseminación, se vuelve a comprobar la calidad de la muestra, la supervivencia de los espermatozoides, su concentración y mobilidad, etc.

Sin embargo hay otro importante tema a tener presente: el derecho a la patria potestad. Al realizar una donación de esperma a un banco de semen, el donante renuncia al derecho de paternidad de los bebés engendrados. Según la legislación española, en el caso de optar por un donante «conocido», siempre podrá recurrir ante los tribunales la patria potestad, dado que no se trata de una donación anónima.

Esta misma situación puede producirse en el caso de utilizar bancos de semen internacionales de países como Inglaterra, Dinamarca, Estados Unidos, donde los donantes pueden pedir conocer a los bebés concebidos mediante su semen. Al tratarse de una donación no anónima, un juez español podría admitir a trámite la petición de patria potestad del donante. Una situación algo poco probable, pero posible.

Donación altruista y desinteresada

La ley española también establece que la donación de semen u óvulos ha de ser también totalmente altruista. Los donantes reciben una compensación económica por las molestias del tratamiento. La cantidad la establece el Ministerio de Sanidad, previo informe de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

La donación de semen implica a los candidatos pasar por varias pruebas y comprometerse a seguir unas pautas de vida saludable, y una abstención sexual para garantizar la máxima calidad de los espermatozoides. Además de las pruebas de salud, para poder ser aceptados en el programa, el semen de los candidatos debe tener una calidad mínima: con una alta concentración de espermatozoides capaces de ‘hibernar’ a 196 grados bajo cero. Nueve de cada diez aspirantes no pasan la criba

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso
CRA Barcelona



(Visited 152 times, 1 visits today)