Maternidad compartida: ritual de concepción

maternidad compartida

¿Has oído hablar alguna vez del ritual de concepción en parejas de mujeres? Si es así, queremos saber del tuyo. Si no, aquí te explicamos de qué va eso del ritual de concepción cuando somos dos madres.

La ventaja de ser una pareja de mujeres que deciden compartir la maternidad es que, normalmente, elegimos también el cuando y el cómo. Si optamos por la reproducción asistida. La ventaja es que el embarazo no llega después de un descuido, es algo muy y muy deseado. Pero la desventaja, hay quien lo plantea así, es que ese “momento mágico” de la concepción, entendido como la conexión física e íntima entre dos personas es algo más complicado de conseguir.

Complicado pero no imposible.

Hay parejas que lo consideran algo importante, para sentirse ambas mujeres participes del momento y han ideado un ritual de concepción. Hay quien lo realiza en casa, la noche antes o a posteriori. Y hay quien lo realiza en el centro de reproducción asistida, según las limitaciones médicas. Estos son algunos testimonios que nos han explicado amigas y amigas de amigas. Los nombres son ficticios, no quisiéramos herir la sensibilidad de nadie, nuestra comunidad es a veces tan pequeña 😉

Ritual de concepción en casa

La noche antes:

Una cena especial: Yolanda y Elena decidieron preparar una cena especial la noche antes de cada tratamiento. Era “como una noche de despedida y a la vez de bienvenida, como la noche de fin de año”, explican al unísono. Elena es nutricionista y se encargaba de preparar un menú con alimentos sanos con dosis extra de el ácido fólico para Yolanda, quien llevó acabo el embarazo. Como por ejemplo: espinacas, lentejas, brócoli, espárragos o aguacate. Hay quien simplemente opta por elegir su comida preferida. Si todo sale bien, será la última noche en que podáis compartir una botella de vino, una cerveza o vuestro gin tonic. Si hay que volver a repetir, tenéis una segunda oportunidad para soprenderos.

Un ambiente relajado: Velas, música agradable, una película. Hay quien opta por estirarse en el sofá y quien regala un masaje a su mujer. Ana nos explicó que colocó por toda la casa fotografías de las vivencias compartidas con Raquel, “la casa parecía un pequeño altar de nuestra relación”, nos cuentan, “pero nos dimos cuenta de cuántos momentos formidables habíamos compartido”. El día a día nos supera a todas y es bueno recordar los momentos de felicidad, especialmente cuando iniciamos un proceso tan estresante para la pareja como un tratamiento de reproducción asistida.

Una noche de pasión: Cuando iniciáis el tratamiento, creéis que el sexo se va a acabar, y decidís pegaros vuestra última noche de pasión. Todas lo hemos hecho 😉

Ritual de concepción en el centro de reproducción asistida

El tratamiento de fecundación que utilicéis determinará los limites, pero todo es adaptarse y poner imaginación. Es importante que expliquéis a vuestro médico vuestra intención de realizar un ritual de concepción, para que lo conozca y podáis establecer qué se puede hacer – sin afectar el resultado del tratamiento – y qué no.

En este aspecto, en el CRA entienden muy bien esta necesidad y están muy abiertos a colaborar.

Inseminación artificial

Un deseo extendido por la mayoría de parejas de mujeres es poder “embarazar” a su mujer, es decir, una vez el ginecólogo ha introducido el catéter en el útero de su mujer, nos sentimos partícipes si somos nosotras las que inyectamos los espermatozoides dentro del útero de nuestra mujer. No todos los médicos son partidarios. Consultarlo antes si es algo imprescindible para vosotras.

Normalmente no hay problema para abrir una botella de cava, tomarse unos bombones, y sin duda, abrazarse o besarse, ¡ qué menos ¡ Aunque hay quien esta bajo tal “congoja” y expectación que se queda quieta como si “aquello” fuese a salir por la vagina.

Fecundación in Vitro

En el caso de una Fecundación in Vitro, ya sea tradicional o por Método ROPA, nuestra participación en la concepción es más limitada. No podremos hacer la transferencia de los embriones, pero sí podemos pedir al biólogo de ver el o los embriones por pantalla. Es un momento muy emotivo, que podemos celebrar con un beso y poca cosa más ene l momento de la transferencia.

Dejad la selfie para más tarde, lo primero es lo primero, los momentos especiales están para vivirlos. los podremos ver por pantalla sala donde se hace la transferencia de los embriones.

¿Quieres ser madre?

¡ Primera visita gratuíta !

Llámanos 93 51 17 100
o déjanos tus datos y te llamamos

(Visited 982 times, 1 visits today)