Coaching en fertilidad en pareja de mujeres

Coaching en fertilidad en pareja de mujeres

Cuando afrontamos la maternidad, las parejas de mujeres nos enfrentamos a dos incertidumbres: la del resultado del tratamiento de reproducción asistida en sí y también a la de nuestro rol como «mujer gestante» o «madre no gestante» en una futura familia con dos madres.  La inestabilidad emocional que implica el tratamiento hormonal tampoco nos ayuda a afrontar con calma la situación.

Es común sentir la necesidad de apoyo emocional durante el proceso de reproducción asistida, especialmente en aquellos casos que el ansiado deseo de ser madre tarda en llegar.  Lo que inicialmente parecía ser un leve obstáculo en nuestra vida puede llegar a convertirse en una obsesión si el proceso se alarga en el tiempo o necesitamos recurrir a técnicas que inicialmente no estaban en nuestro plan de maternidad, como tener que cambiar quién aporta el óvulo o recurrir a una donante de óvulos.

Tanto el apoyo psicológico como el coaching en fertilidad nos pueden ayudar a transitar por el proceso de reproducción asistida haciendo frente a la fuerte carga emocional que comporta el tratamiento de fertilidad y las dudas que surgen entorno al rol de la maternidad de cada una de las futuras madres.

¿Qué es el coaching en fertilidad?

Según la ICF (International coaching Federation) el coaching se define como un proceso de acompañamiento reflexivo y creativo para maximizar todo el potencial personal y/o profesional.

Mediante el proceso de coaching, la persona profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida. Tiene como objetivo aumentar el bienestar y desarrollar la vida personal y/o profesional. El coach acompaña a la persona para que ésta logre sus objetivos y lo hagan mucho más allá de lo que parecía previamente posible.

Hablaremos de coaching para la fertilidad como aquel proceso que está enfocado a guiar o entrenar a personas que no tienen un problema de salud mental y que necesitan reconectar y fortalecer sus propios recursos personales para afrontar el proceso de reproducción asistida, haciendo frente a la emocionalidad como palanca de cambio de la vivencia del propio proceso.

El fertility coaching está orientado a la accióncentrado en el presente-futuro y busca soluciones a las problemáticas planteadas, que pueden ser de carácter emocional, resolver dudas, tomar decisiones o de cualquier otra índole.

En el coaching es la propia persona la responsable de desarrollar sus competencias para conseguir su reto o sueño. En este caso, tu misma propones las metas y alcanzaras los objetivos por sus propios méritos.

Revisar las creencias sobre nuestro mundo emocional, identificando creencias limitantes con relación a las emociones, nos ayudará a transitar por el proceso.

El coaching para la fertilidad ayuda a encontrar el equilibrio necesario para afrontar el proceso desde la serenidad y el positivismo, ofreciendo una atención holística sobre mente, cuerpo y emociones de la pareja.

¿En qué se distingue el coaching de la psicoterapia?

La psicoterapia se basa en la atención a problemáticas que afectan al óptimo funcionamiento psicológico y de salud mental, estableciéndose una relación de ayuda clínica y terapéutica.

Se trata de un proceso más complejo y con mayor duración  donde el psicoterapeuta inicialmente desarrolla las competencias necesarias junto con el paciente para lograr el objetivo. En la psicoterapia la intervención está más guiada y es el psicoterapeuta el que establece los objetivos e intenta que el paciente los alcance con su ayuda.

Eso sí, ambos términos comparten parte de los objetivos finales, conceptos e incluso herramientas.

En CRA Barcelona son pioneros en el coaching en fertilidad dirigido a parejas de mujeres. Susanna Gallen, psicóloga y coach especializada en reproducción asistida, ha ayudado a diversas parejas de mujeres a gestionar las emociones que aparecen durante el tratamiento de fertilidad. Mediante las técnicas y  herramientas de coaching, se aprende a reconocer las creencias limitantes y las creencias potenciadoras, y cómo fomentar el bienestar durante el tratamiento y convertirlo en una vivencia positiva.