Información sobre tratamientos de reproducción asistida pareja mujeres en Barcelona. Inseminación natural, Método ROPA para mujeres lesbianas

Pareja de mujeres: Las preguntas que deberíais haceros antes de un tratamiento de reproducción asisitida

TV3: cómo es el nuevo protocolo reproducción asistida a mujeres lesbianas y solteras

Libre acceso de las parejas lesbianas a la reproducción asistida pública en Cataluña

parejas de lesbianas reproducción asistida en centros públicos catalunya

Ni la orientación sexual ni la falta de un problema de fertilidad serán un obstáculo para acceder a la reproducción asistida en los centros de salud públicos en Cataluña. El Departament de Salut cambia el protocolo de reproducción asistida para incluir a todas las mujeres catalanas. Se aplicará un único criterio clínco. Así lo ha explicado esta mañana Toni Comín, conseller de Salut, y padre gay. Se cierra así una  larga reivindicación de las entidades que hace dos años iniciaron una campaña para reclamar igualdad de trato.

Comin ha consensuado la propuesta con la Campanya Feminista pel Dret a la Reproducció Assistida,  FLG-Associació de Famílies LGTBI, OCH-Observatori Contra la Homofobia, Casal Lambda; Gais Positius, FAGC-Front d’Alliberament Gai de Catalunya, LesBiCat y Ca la Dona.

El nuevo protocolo, que entra en vigor el próximo lunes 11 de julio, diferencia dos vías de acceso: una para mujeres sin problemas de fertilidad y otra para las que tienen diagnosticada infertilidad. «No tiene ningún sentido que las mujeres sin un problema de fertilidad pasen por una vía pensada para casos con problemas de fertilidad. Ni las pruebas ni los tratamientos son los mismos«, explica Comín.

Ante el incremento en la demanda de estos servicios públicos, el Departament de Salud ha previsto ampliar la red de asistencia, y pasaran de 8 a 15 o 20 los centros públicos donde se realizaran inseminaciones artificiales. La estimación inicial de la demanda es de entre 10 y 35 mil mujeres catalanas, entre 18 y 40 años, hasta ahora excluidas por no tener  pareja masculina ni un problema de fertilidad.

«Estamos muy contentos con el protocolo que se ha elaborado«, manifiesta Katy Pallás, presidenta de la Associación de Familias LGTBI, «es muy riguroso y contempla la mayoría de nuestras reivindicaciones respecto a la reproducción asistida en centros públicos a mujeres«. El protocolo sin embargo no contempla la posibilidad de realizar el método ROPA.

Excluido el método ROPA

El método ROPA implica que ambas mujeres se sometan a medicación y a intervención en quirófano, por ello es un tratamiento mucho más caro. Por ello el protocolo o menciona ni  el ROPA ni la Fecundación in Vitro.  Las parejas que deséis este tipo de maternidad compartida, tendréis que acudir a un centro privado.

El nuevo protocolo está orientado a las inseminaciones artificiales, el primer tratamiento que recomendamos siempre cuando una pareja de mujeres acude al centro”, explica Juan José Espinós, codirector de CRA Clínica Sagrada Familia, uno de los primeros centros en realizar el método ROPA en Barcelona.

Se contempla también la creación de un banco de semen y óvulos propio, a través del Banco de Sangre y Tejidos, perteneciente a la Generalitat. Hasta su pleno funcionamiento, se recurrirá a los bancos de semen privados ja existentes.

Actualmente, son ocho los hospitales públicos en los que se hacen tratamientos de inseminación artificial: el Josep Trueta (Girona), con 102 mujeres tratadas en 2015; Hospital del Mar (Barcelona), 350 tratamientos realizados el mismo año; Fundación Puigvert (Barcelona), 500; Clínic (Barcelona), 178; Joan XXIII (Tarragona), 20; Verge de la Cinta (Tortosa), 31; Can Ruti (Badalona), 10; y Vall d’Hebron (Barcelona), 60.

Largas listas de espera

Un total de 2.801 mujeres están en lista de espera en Catalunya para someterse a una fecundación in vitro en la sanidad pública, según datos de diciembre de 2015 del departamento de Salud. El tiempo de espera para que una pareja con problemas de fertilidad pueda acceder a una fecundación in vitro puede llegar a superar los dos años en algunos hospitales públicos, como es el caso de la Vall d’Hebron -31 meses – y el Clínic -28 meses-. Mientras que la lista de espera se reduce a 10 meses en el hospital Josep Trueta, en Girona, según datos oficiales.

Además de la sanidad pública, los tratamientos de reproducción asistida son ofertados en Catalunya por 36 centros sanitarios, de los que la conselleria que dirige Antoni Comín desconoce las cifras de pacientes que actualmente tratan, entre los que hay un cuantioso número de ciudadanos residentes en el extranjero.

10 preguntas sobre inseminación artificial en parejas de mujeres

inseminación artificial en parejas de mujeres

 

La primera pregunta que hacemos muchas futuras madres a un centro de reproducción asistida  sobre el tratamiento de inseminación artificial es el precio. Está bien hacerlo, es esencial para saber si disponemos de los recursos económicos necesarios para afrontarlo. Pero no debería ser la primera pregunta, hay muchos otros factores a tener en cuenta a la hora de elegir un centro u otro: el equipo médico, el trato humano, el respeto a la particularidad de nuestro colectivo LGTB, las tasas de éxito o las garantías del banco de semen.

Éstas son algunas de las preguntas que Maria y yo escribimos en un papel a la hora de elegir un centro de reproducción asistida. Para nosotras era muy importante que no nos tratasen como una pareja con un problema de infertilidad, pues no es así, sino que hubiese un trato especial a nuestra «particularidad», por así decirlo.

10 preguntas sobre inseminación artificial en parejas de mujeres

  1. ¿ Cuantas parejas de mujeres habéis asistido ?
  2. ¿ Qué tasas de éxito tenéis en los tratamientos de inseminación artificial?
  3. ¿ Cómo se evita una sobre estimulación ovárica ?
  4. ¿ Con qué banco de semen trabajáis ?
  5. ¿ Podemos pedir que el donante se parezca a la madre no gestante ?
  6. ¿ Puede estar presente la otra futura madre durante la inseminación ?
  7. ¿ Cuantos intentos máximos recomendais hacer ?
  8. ¿ Que tipo de soporte emocional ofrecéis durante el tratamiento ?
  9. ¿ Podemos hablar con alguna de las parejas a las que habéis ayudado a formar su familia?
  10. ¿ Colaborais con organizaciones LGTB ?

 

¿ Cómo te lo planteas tu ? ¿ Cuales son tus prioridades ?

Maternidad lesbiana: el desgaste emocional del tratamiento de reproducción asistida

Maternidad lesbiana: el desgaste emocional del tratamiento de reproducción asistida

 

Los efectos secundarios de un tratamiento de reproducción asistida no son físicos, son emocionales.

En el momento que sientes o decides que quieres ser madre, la mayoría de mujeres lesbianas optamos por recurrir a un tratamiento de reproducción asistida. Según la edad o la salud reproductiva, tendremos más o menos expectativas de conseguir el deseado embarazo. Pero, ¿y cuando no llega «lo rápido que lo habíamos planificado»? Entonces empieza lo que llamamos el miedo a la infertilidad.

Cuando una mujer lesbiana, que nunca se ha quedado embarazada ni ha utilizado anticonceptivos, inicia un tratamiento de reproducción asistida, la suposición inicial médica es que no tiene un problema de fertilidad.  Nos realizan unas primeras pruebas: análisis de sangre, hormonal, exploración, etc. y si todo está correcto se  aplica el protocolo habitual: inseminación artificial con donante anónimo.

Podemos tener suerte y conseguir el embarazo, o podemos enfrentarnos a diversos negativos. Empiezan a sumarse las revisiones, los ciclos, las pruebas, etc. y nuestro desgaste emocional es cada vez mayor.  Es posible que empecemos a vivir los primeros duelos: por las implantaciones que no prosperan, por la pérdida gestacional….

La medicación hormonal del tratamiento también afecta nuestras emociones. Y en el caso que hayamos optado por el método ROPA ambas estamos bajo el mismo efecto hormonal, la donante del óvulo por las hormonas de la estimulación ovárica, y la futura madre gestante por la progesterona subministrada para preparar el endometrio. Así que la pareja digamos que se encuentra en una situación «extremadamente sensible«. Por ello, no  te sientas culpable por tu excesiva irritabilidad, ñoñeria, angustia, estrés o tristeza. Son emociones normales, pasar por un tratamiento de reproducción asistida se asemeja al mismo nivel de estrés que provoca la pérdida de empleo o un divorcio.

La vida social y en pareja también se resiente durante el tratamiento. Nos volvemos monotemáticas, las relaciones sexuales son precavidas y la incertidumbre del embarazo parece que aparque el resto de nuestros proyectos en pareja.

Hay quién huye de entornos con embarazadas o bebés, quién tiende al aislamiento de la familia por el temor a las preguntas. Son actitudes totalmente normales y no te debes sentir mal por ello. A veces con una explicación sincera, tu familia o amigos/as te entenderán. Y si no lo hacen, no está mal. Quizás no pueden ponerse en vuestra piel, pero por ello no debemos culparlos.

La sensación de incomprensión es habitual si el embarazo no llega y empezamos a temer que no podamos ser madres. Afortunadamente, con la llegada de internet, muchas de nosotras encontramos una vía de comunicación y de apoyo en los foros y blogs de fertilidad.

Pero si la situación se vuelve emocionalmente insostenible, te aconsejamos que acudas a un profesional con experiencia en apoyo psicológico en reproducción asistida. Muchos centros de reproducción asistida tienen un departamento de bienestar. En nuestro caso encontramos en la Dra. Roca de la Clínica Sagrada Familia el apoyo profesional  y la comprensión amiga para los peores momentos.

¿Estáis en tratamiento? ¿Cómo lo lleváis? Explica tu experiencia, hagamos comunidad y ayudémonos 😉

 

 

 

Reproducción asistida lesbianas: así es el proceso

Reproducción asistida lesbianas

Una vez que se os a ha despertado el «instinto maternal» y habéis decidido ir a por «ello», parece que nada os pueda detener a tener a vuestra hija/o en brazos. Y no es así. Lee a continuación  lo que tenéis que saber antes de iniciar un tratamiento de reproducción asistida lesbianas. Os ayudará a afrontarlo mejor.  Leer más