Maternidad lesbiana, hijos de parejas de mujeres

4 estúpidas preguntas a una madre lesbiana

Puede parecer una pregunta inocente, pero a veces para quien la recibe es algo demasiado inquisidor. ¿Te han hecho alguna vez una de estas preguntas? Leer más

Carta a nuestro donante

Heart on wooden background valentine day decoration love concept

Heart on wooden background valentine day decoration love concept

A menudo, recibimos emails y fotografías de los bebés de las parejas que ayudamos en su camino hacia la maternidad. Hemos recibido una carta enormemente emotiva, que con el permiso de sus autoras, reproducimos. Leer más

¿Por qué más parejas de lesbianas optan por el método ROPA?

metodo ROPA

Cuando una pareja de mujeres decidís tener un hijo, disponéis de varias opciones para disfrutar de una maternidad compartida. Por un lado, está la inseminación artificial. Por el otro,  está la fecundación in vitro. Pero, desde hace no mucho tiempo, existe una alternativa de maternidad compartida: el método ROPA.

La ROPA (Reception of Ovocytes from Partner) representa una opción cada vez más difundida y solicitada entre las parejas de lesbianas.

Por qué las parejas de lesbianas optan por el método ROPA

  1. Desde el año 2005, la legislación española permite que las parejas homosexuales contraigan matrimonio. A partir de ese momento, se admite que los derechos de una pareja de lesbianas se equipara al de las parejas heterosexuales en lo que se refiere a la reproducción asistida.
  2. Con el método ROPA, las dos partes se sienten más implicadas y participan de forma más activa en el proceso de gestación. Una de ellas aporta ovocitos y la otra el útero que llevará la gestación adelante. Las dos tienen, además, las mismas obligaciones y derechos legales. Según la Ley de Reproducción Asistida 14/2006, ambas madres son progenitoras del niño nacido, gracias a técnicas de reproducción asistida, tanto si el tratamiento se debe a razones médicas o elección.
  3. Las posibilidades de embarazo están ligadas a la edad del óvulo. Hay muchas más opciones si se trata de una mujer de menos de 25 años. El ROPA otorga la oportunidad de que la probabilidad de gestación sea más alta en una pareja, en caso de la que mujer que se quiere quedar embarazada sea de más edad que la que aporta los óvulos. El porcentaje de éxito corresponde a la edad de la mujer que aporta los óvulos, no a la gestante.

¿Cómo es el proceso?

La mujer que aporta sus óvulos a su pareja tiene que iniciar un tratamiento de estimulación ovárica durante un período de unos 12 días, como máximo, cuando baja una regla, generalmente espontánea o por la toma de una píldora. Requiere entonces la inyección de un medicamento hormonal subcutáneo, que hace crecer el mayor número de óvulos en los ovarios. Cuando la respuesta es la adecuada, se programa la punción ovárica bajo sedación para extraerlos a través de la vagina mediante un proceso indoloro y rápido. Los óvulos se evalúan en el laboratorio y se inseminan o micro-inyectan con espermatozoides del donante para crear embriones.

La pareja que va a recibir los óvulos prepara su endometrio para el momento. El proceso puede llegar a durar 45 días. Es sencillo porque sólo hace falta una inyección intramuscular, pastillas de estrógenos y progesterona. Antes de que se produzca la punción ovárica, se comprueba ecográficamente que el útero esté bien dispuesto para recibir los embriones. La transferencia embrionaria es un proceso sencillo y no requiere sedación. Ese día se decide con la pareja si se transferirán 1 o 2 embriones.

No es el padre, es el donante de semen

donante semen

¿Qué familia de madres lesbianas no se ha encontrado alguna vez en el meollo de tener que dar explicaciones sobre el origen biológico de su hijo, o la no existencia de un padre?

“No es su padre, es el donante de semen”

Ésta es una de las frases de la película “The kids are all right” (Los chicos están bien) el largometrage de Lisa Cholodenko  que  explica la historia de una pareja de lesbianas con dos hijos adolescentes, concebidos a través de la reproducción asistida y que deciden ponerse en contacto con el donante de semen.

Comedia a parte, el film abre la caja de Pandora de la exxplicación del origen biológico de los hijos concebidos mediante una donación de esperma o de óvulos.

En España, la ley de reproducción asistida obliga que los donantes de semen u óvulos sean anónimos, de manera que aquí esta película es más bien de ciencia ficción. Ello no quita que muchas parejas de mujeres se planteen cómo se van a referir al donante y qué peso o parte va ocupar en la historia de la criatura.

Algunos estudios norteamericanos recogen que más de la mitad de los adolescentes concebidos a través de donante, tiene el deseo de conocerlo. Aún así, hay que tener en cuenta que en Estados Unidos se puede escoger el donante de semen o óvulos, e incluso pedir que en el futuro la criatura se pueda poner en contacto. En España cualquier relación con el donante la ha de determinar una sentencia legal y por causas medicas, diríamos, “de vida o muerte”.

Muchas parejas heterosexuales que recurren a donantes de semen u óvulos deciden no explicarlo ni a la familia ni tampoco al su hijo/a. En el caso de las parejas de mujeres, el origen de la concepción es tan obvio que no tiene sentido mantenerlo en secreto. De hecho, más de una vez, hay quién mete la pata y «habla del padre»

En el caso de las familias de madres lesbianas, normalmente solo hay un donante de esperma anónimo. La mayoría de familias de dos madres no tratan al donante como un “padre biológico” y  la historia más corriente sobre la concepción que explican a sus hijos/as es el viaje a la clínica donde guardan los esperamtozoos. La información se va dando a medida que la solicitan  y se adaptada a su edad.

Es un tema que se debe hablar con la pareja o la familia, para decidir y consensuar qué explicación se va a dar a la criatura y qué se va a explicar en su entorno. Es la manera de prepararnos para aquellas situaciones en que alguien se sorprende y dice ¿y no tiene padre?

La mejor respuesta es obviar la negación o la falta de «padre» y responder «tiene dos madres» que lo quieren con locura.