¿Puede una pareja de mujeres embarazarse ambas a la vez?

pareja de mujeres embarazadas

Hay muchas parejas de mujeres embarazadas de mellizos. Es uno de los riesgos de la reproducción asistida. Pero, ¿es posible que ambas nos embaracemos a la vez?

A primera vista parece una locura. ¿Cómo afrontar al mismo tiempo dos tratamientos de reproducción asistida? El estrés al que nos vemos abocadas, tanto a nivel emocional, hormonal como económico lo desaconseja. ¿Si las dos estamos embarazadas quién cuidará de quién? Y se nos ocurren todavía muchas más preguntas: ¿Cuanto tiempo se llevaran los hermanos/as? ¿Es posible que ambas demos a luz al mismo tiempo? ¿Podemos compartir la lactancia?

A ver, biológicamente es posible. Tenemos dos úteros, y en principio ambas somos fértiles. Aquí se abre un sin fin de posibilidades:

  1. Inseminación natural para ambas. Lo más sencillo y económico
  2. Inseminación artificial para ambas. Las dos con pauta médica de hormonación y controlando la evolución de los folículos. Es complicado, pero se puede intentar hacer coincidir los ciclos de ambas.
  3. Fecundación in vitro, cada una con sus propios óvulos.
  4. Método ROPA cruzado. La opción más estresante y más cara. Una fecundación in vitro doble. Se puede optar por cruzar la gestación de los embriones. Mama A gestará el embrión de Mama B, y viceversa. También se puede limitar a una única punción, de forma que ambas gestaremos los embriones fecundados con el óvulo de una de nosotras.

Opciones no faltan. Sin embargo, el ginecólogo os lo desaconsejará. Demasiado estrés para ambas. Pero la última decisión es vuestra

El embarazo simultáneo de Jessica y Maria José

Jessica y Maria José vivieron un embarazo simultáneo, y es prueba feaciente que es posible hacerlo y no volverse loca en el intento. Todo empezó en el 2013, tras varias inseminaciones fallidas de Maria José en la sanidad pública. Se apuntó entonces en la lista de espera para una fecundación in vitro en Mallorca, y entonces probó suerte Jessica también en la sanidad pública. Pero las dos inseminaciones terminaron en negativo. Al poco tiempo le tocó a Maria José “turno” para una FIV en la pública. De nuevo, negativo.  “Teníamos tan claro que queríamos que los hermanos se llevasen poco tiempo de diferencia, que como vimos que nos costaba tanto, decidimos hacer los tratamientos seguidos“, nos explica Jessica.

maternidad lesbiana simultanea

Por cuestiones laborales se trasladaron a Cadiz, y en Andalucía volvieron a probar con las inseminaciones, sin éxito. La lista de espera allí para una fecundación in vitro era de 2 años, así que finalmente optaron por acudir a un centro de reproducción privado. “Cuando les explicamos nuestro historial reproductivo y les dijimos que las dos nos queríamos quedar embarazadas nos dijeron que fueramos directas a in vitro”, explica Jessica. Esta vez, ella consiguió el deseado positivo: ” fue duro para Maria José porque tení auna alegría de que nuestro sueño estaba más cerca pero a la vez la tristeza porque a ella le estaba costando mucho”. Con perseverancia y mucha paciencia, el embarazo de Maria José llegó 3 meses más tarde. “Estabamos hormonadas hasta las cejas”, nos cuenta Jessica, “pero nos entendíamos  y estabamos muy comprenetradas“.

El 29 de julio llegó Bruno, con un parto por cesarea. Tres meses y medio más tarde, nació su hermano Luca, también por cesárea. Tenían 2 bebés y 4 tetas, una situación más privilegiada que mellizos y dos pechos. Maria José es matrona así que Tenemos todavía una pregunta más: ¿habrá un 3º y 4º bebé en la familia? 😉

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ Primera visita gratuíta !

Pide más información sin compromiso